Tres años de proceso legal cursó el proyecto para que los padres que no estén en condiciones de mantener a sus pequeños o no deseen hacerlo, los depositen en el buzón.  

Tras varios años de batalla legal, finalmente la ONG Corvia ha obtenido la autorización oficial para abrir en Bruselas un ‘buzón para bebés’, que daría la posibilidad a los padres de abandonar a sus hijos de forma anónima. El Consejo de Estado belga ha anulado la prohibición emitida por el ex alcalde del distrito de Evere Pierre Muylle, informa Le Soir.

El primer ‘buzón para bebés’ abrirá en el 405 de la calle Tilleul, donde inicialmente tenía previsto la ONG el pasado 21 de septiembre de 2017. La organización alegó en su momento, y ante la prohibición, que no pretendía incitar al abandono de niños sino «ofrecer a las madres la posibilidad de dejar a su bebé con seguridad».

«Todos los niños tienen derecho a un futuro», se ha congratulado Mathilde Pelsers, de Corvia, que afirma que su intención es que el servicio esté disponible desde principios de octubre.

No es el primer ‘buzón para bebés’ de Bélgica, que ya cuenta con uno en Anvers desde hace 20 años.