El periodista y presidente de la Federación Colombiana de Víctimas Herbin Hoyos, reveló que entre los años 1990 y 2016 el extinto grupo guerrillero Farc habría asesinado a más de 39.000 niños, niñas y adolescentes reclutados en sus filas.

Dicha información constituye a una segunda entrega detallada y formalizada ante la Jurisdicción Especial para la Paz, la cual se basa específicamente al reclutamiento forzado de menores en medio del conflicto armado interno.

Según manifestó Hoyos en entrevista con RCN Radio los datos obtenidos se basan en las declaraciones de desmovilizados de distintas regiones del país y cálculos de modo, tiempo y lugar.

El periodista destacó que a la investigación se sumaron las corporaciones Rosa Blanca, Manos por la Paz y Voces del Secuestro, las cuales compilaron testimonios, fotografías y videos de quienes participaron activamente en los reclutamientos.

Fisilamientos, pornografía infantil, abusos sexuales y abortos

“Desmoralización a la organización era uno de los ‘delitos’ que era cometido por los niños de 9, 10, 11 y 12 añitos que llegaban allá engañados y que a los 15 días, querían volver a sus casas y empezaban a llorar y a pedir que querían ver a sus mamás, a sus papás, a sus hermanos, esto no es más que una estrategia para fusilar niños y generar pánico en los demás”

“aparece el otro delito de sabotaje que consiste en que, los niños deben cargar dentro de su morral lo que se denomina el mercado para todos los guerrilleros y si alguno de ellos, se come algo es acusado inmediatamente de sabotaje o de ser infiltrado del Ejército”

“aparece el otro delito de sabotaje que consiste en que, los niños deben cargar dentro de su morral lo que se denomina el mercado para todos los guerrilleros y si alguno de ellos, se come algo es acusado inmediatamente de sabotaje o de ser infiltrado del Ejército”: Manifestó Herbin Hoyos a RCN Radio.

El informe contendrá un aparte donde los jefes de las extintas Farc son señalados a través de versiones, de cometer abuso sexual, pornografía infantil y de obligar a cometer abortos, según lo expresado por el representante de la Federación Colombiana de Víctimas