Fue hallado en San Andrés y, con apoyo de la Fuerza Aérea, regresó a su hábitat natural.

Un caimán aguja que nació en el Magdalena realizó una gran travesía. Recorrió más de 700 kilómetros hasta llegar a la isla de San Andrés, donde fue hallado por personal de Coralina y de la Policía en playas de Sound Bay, sector turístico de la isla. Allí permaneció en un albergue temporal para preservar su vida.

Las autoridades marítimas comenzaron la investigación para saber la procedencia, por lo que realizaron estudios genéticos con especialistas y entidades, logrando identificar que se trata de un ejemplar nacido en cautiverio, marcado al momento de nacer en el departamento del Magdalena, pero que escapó y viajó con las corrientes superficiales del Caribe, hasta llegar a San Andrés Islas.

Te puede interesar: Cerrarán juzgados en Santa Marta

En la investigación se determinó que el animal permaneció en el medio marino al menos un año, tiempo estimado por los crustáceos sésiles adheridos a su cuerpo, que, según el experto consultado de la Universidad Nacional, el Dr. Néstor Campos, tardan aproximadamente un año en alcanzar su etapa adulta.

En las últimas horas se confirmó que el caimán aguja hembra, que mide 2,15 metros de largo, fue entregado al centro de fauna de la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, donde pasará su cuarentena bajo observación por el equipo de biólogos y veterinario, para luego volver a su hábitat natural.